La loca que pinta mandalas.

Dedicaré esta entrada a una de las cosas que más amo, los mandalas! Si amigo, amiga.. yo soy una de esas locas que pinta mandalas, y no solo los pintó, también los tejó con palitos y esas interminables vueltas, y bueno, hace unos días hice el primero tejido a crochet. También los dibujo, los creo con objetos, semillas o flores. Si, soy una de las locas de los mandalas.

image.png

Me asumo loca, porque hay que estar loco o loca en esta vida para ir contra lo que está establecido, invertir energía en conocerte y amarte, enfrentarte y aceptarte, para eso se necesita coraje. Para cuestionarse las creencias que este sistema te impone para odiarte desde lo más profundo (sobre todo si eres mujer) no es tarea fácil. Comenzar un proceso de deconstrucción total que implica un salto al vacío es el mayor desafío que podemos asumir.

Los mandalas más allá de la apariencia multicolor, armónica y perfecta que puedan tener, más allá de la “moda” en la que se han transformado  (lo dejo entre comillas porque no creo que sea una simple moda); el mandala es una herramienta de autoconocimiento muy potente. El mandala es meditación. Se pueden realizar meditaciones pasivas, cuando los contemplamos, y meditaciones activas, cuando los pintamos, tejemos o dibujamos.

download

Personalmente mi viaje hacia el interior comenzó con los mandalas (y el yoga). Un día simplemente con un impulso sin mucho sentido, a través de videos de youtube comencé a tejerlos y me atraparon. Ese atraparon probablemente más de alguna lectora tejedora podrá comprender en su totalidad.

Cuando tejía entre vuelta y vuelta, descubrí que mi mente comenzó a funcionar de manera distinta. Mi cabeza siempre anda a full, entre recordando cosas que pasaron, lo que me falta por hacer y mil y una opciones de otras que podría crear en las realidades paralelas que pudiesen existir, de verdad nunca paraba. Pero tejiendo esa velocidad empezó a disminuir, tras vuelta y vuelta mi mente a mil por hora se ralentizaba y empezaba a disipar pensamientos hasta quedar en blanco, hasta ser simplemente el movimiento circular. Diganme loca, pero una parte de mi sentía que con cada vuelta, con cada sensación de calma podía ir más hacia dentro y verme desde otras perspectivas. Cada vez que tejía era un momento solo conmigo, con el hilo de pensamientos y mis lanas.

10553499_1656545784635263_137537322290277856_n

Junto a los mandalas fue que la práctica de la meditación se instaló en mi vida, y pude entender la tremenda herramienta que es en nuestras vidas, porque con la meditación es como logramos manejar nuestra mente y dejar de ser víctima de nuestros pensamientos. Meditando retomamos el control de nuestro día a día, recuperamos el poder crear la vida que queremos. Hoy la loca de los mandalas puede afirmar que vive la vida que quiere, y que seguirá creando una vida feliz y plena ¿y todo por tejer mandalas?

Si, en efecto. La que pinta mandalas, probablemente esté loca. Probablemente sea una mujer que inició un camino hacia dentro, lo sepa o no (yo no sabía el camino que emprendía) Un camino a empoderarse de su vida, a dejar de depender, a entender que realmente puede rebelarse a la opresión de las creencias limitantes que pueden controlar todo lo que es.

Lo invito, la invito a pintar o tejer.

Lo invito, la invito a meditar.

Lo invito, la invito a tomar las riendas de su vida, a dejar de quejarse y criticar.
Salte al abismo, como varios locos y locas que he conocido este último, créame que nos ha ido re bien.

Mi cuerpo no quiere tu opinión.

Uno no debería opinar sobre el cuerpo del otro, de la otra.

¿Porque opinamos sobre como se ve el otro?

 

“Estás más delgada”,

“Parece que estás más gorda”,

“Tienes las tremendas raíces!”,

“No te maquillaste? tienes unas ojeras horribles”,

“Me gustaba más tu pelo largo”

¿Cambiaremos algo con decir frases como estás? Por cierto negativas, o será que en el fondo la idea es minimizar, dañar, reducir… hacer que el otro se sienta mal, a tu lado y consigo mismo. Siempre opinamos del otro, incluso para “bien”. “que lindo tu color de pelo”, “Te ves esplendida con esos kilos menos!”…

 

noquieroescuchar

Tendremos real conciencia de que es lo que construimos con esos típicos y tan naturalizados comentarios? Reforzamos o disminuimos esa tan llamada Autoestima, manoseado concepto que antes creía tan importante. La Autoestima se configura a partir de las creencias que se van anclando en nuestra conciencia, creencias que toman su peso a partir de lo que el resto dice de nosotros a lo largo de nuestra vida, se va actualizando evento tras evento de nuestra historia. Se dice que una autoestima sana y positiva hay que trabajarla, que debemos revisar las creencias que tenemos, quitar lo negativo e ir instalando creencias nuevas que te empujen a sentirte más seguro/a o feliz contigo mismo/a. El tema es que para poder quitarlas, debes identificarlas… y para identificarlas debes darles atención, y entre más atención, más fuerza le das a la creencia para que se mantenga.

Crecemos escuchando frases como las que mencioné al principio. ¿Recuerdan alguna que hayan escuchado en sus primeros años de vida, que se haya quedado ahí anclada en su memoria sin poder olvidarla, y los marcará? ¡Apuesto a que ya se les vino una a la mente!… Yo recuerdo una perfectamente: “Tu cuerpo es.. como deforme” Me lo dijeron bien pequeña, creo yo que no tenía más de 8 años. Cuando logré entender que esa frase/creencia provoco muchas de las luchas que tuve que dar los siguientes años, entendí lo importante que es que dejemos de opinar del cuerpo del resto, sea cual sea nuestra opinión, porque realmente nunca dimensionamos el real impacto que puedan tener esas palabras en el niño o niña que lo escuche (tenga 5, 25, o 40 años).

El poder de nuestra voz realmente no lo dimensionamos, no lo entendemos. Nuestro mundo se crea a partir de nuestras creencias, y nuestras creencias se fortalecen en nuestra mente con las palabras que pronunciamos, las palabras que oímos.

Si la próxima vez va opinar del cuerpo de alguien, no opine sobre como se ve, aproveche esa oportunidad para agradecer. Ese cuerpo del que tanto hablamos desde la apariencia, es el que nos transporta a todos los lugares maravillosos de este mundo, nos permite manifestar el cariño que sentimos ¿Existirá algo más bello que un abrazo de quien amamos? nos permite sentir, crear, aprender infinitamente. Agradezca todo lo que puede hacer gracias al cuerpo que tiene. Si empezaramos a reforzar esa idea, a repetirla hasta convertirla en creencia ¿Cuantas cosas no serían distintas?

Mi cuerpo no quiere tu opinión, quiere el agradecimiento que le corresponde por todo lo que me permite hacer, nos permite hacer.

Cuidemos cada palabra que usamos, nunca sabremos realmente la lucha que pueda llevar dentro el otro ser con el que nos relacionamos.

Yoga: el compromiso con uno mismo.

¿Practicaste alguna vez yoga?

Para quien esté leyendo y practica habitualmente, seguro lo que leerá le hará mucho sentido… Si en realidad lo ha intentado solo un par de veces, la invitación es a seguir leyendo. Y bueno, probablemente si nunca lo ha hecho, al leer la pregunta pensaste en “que ¡va! eso no es para mi: soy tan poco flexible, poco ágil, que vergüenza…” (pero por algo estas aquí leyendo, ¿no?)

Siempre recomiendo el yoga, creo que es una de las disciplinas más completas que conozco. la más efectiva, ya que si de verdad nos paramos ante ella con compromiso, vemos resultados rapidamente.

El año pasado en marzo, decidí embarcarme en un compromiso conmigo misma a través del yoga. Dejando toda excusa de lado comencé todos los días sagradamente a realizar yoga, aunque fuese solo 20 minutos, pero siempre prácticar algo. A la semana empecé a ver cambios físicos, yo era de las que en toda mi vida nunca pude tocarme los dedos de los pies, a la semana ya lograba hacerlo. El secreto con el yoga, es que la practica sea constante y disciplinada, todos los días, aunque sea unos minutos. A los 3 meses logre pararme de cabeza, yo que nunca había logrado la invertida o esas posturas que de pequeños nos piden hacer en el colegio. Cuando nos comprometemos con la práctica los resultados en nuestro cuerpo se comienzan a ver rapidamente, ya sea por los músculos que tonificamos, las posturas que corregimos, como aumenta nuestra conciencia corporal o el logro de posturas que creíamos imposibles. De la mano de los resultados físicos que vamos obteniendo, hay otros que empiezan asomarse:

Los resultados mentales: Práctica tras práctica vamos notando como nuestra mente se calma, ya no son cientos de pensamientos de lo que hice y lo que no, si no que estas aquí y ahora inmersa en la postura y la respiración. Me pasa siempre durante la práctica que mi mente se aclara, terminó por ver las cosas desde otro punto.

Los resultados emocionales: Si realmente se dedican a una práctica continua, irán viendo cómo de a poco comienzan a conectarse un poco más con sus emociones. Irán sintiendo como afloran aquellas que olvidadas en algún rincón de nuestro cuerpo por no saber cómo enfrentarlas, se liberan. De alguna forma, la práctica constante nos va volviendo más emocionales, más humanos.

Los resultados espirituales: Creo que por sobre todo estos resultados, son los que se obtienen con la constancia y el compromiso. Cuando aclaramos la mente y nos conectamos emocionalmente, aparece algo en cada quien oculto por el ajetreo diario y esa desconexión en la que vivimos, que para mi al menos, es esa magia que solo guarda nuestra humanidad. Cuando nos comprometemos con el yoga naturalmente comienza a emerger la intuición, esa voz interna que nos va guiando en tomar decisiones más autenticas, y que nos lleva a vivir más desde el bienestar de nuestro ser.

silueta-de-yoga-con-un-fondo-de-atardecer_1048-1482

Una pregunta, ¿Cuando fue la última vez que dedicaste una hora de tu tiempo para estar contigo/a mismo/a?

Para mí, el yoga es un regalo para nuestro espíritu. Es ese momento que nos regalamos para estar con nosotros mismos, y por ello, no creo que sea descabellado a diario dedicarle un tiempo a la práctica. ¿Cuanto tiempo de nuestros días invertimos en el resto? En la familia, en los amigos, en el trabajo…¿Cuanto tiempo no desperdiciamos frente a la TV, o en redes sociales aparentando? Es increíble, cómo somos capaces de cumplirle a todo el mundo, de invertir nuestro tiempo en el resto, pero cuando se trata de nosotros mismos nos postergamos.

Si se anima a intentarlo, le recomiendo que prueba con la práctica grupal con algún instructor, compartir la práctica es algo hermoso… pero también atrévase solo o sola. Cuando prácticamos yoga a solas, es mágico lo que ocurre… aprendes a escucharte entre postura y postura, hasta donde ese día llega tu cuerpo, más abajo o más arriba que el día anterior, respetas las emociones que pueden emerger… porque vamos, es un desafío que no todos se atreven a emprender, detener la máquina en la que vivimos, tomarse un tiempo, enfrentarse al cuerpo y las limitaciones que (creemos que) tenemos, compartir con uno, tenernos a solas…

Si nunca ha practicado, o ha tomado una que otra clase, le propongo un desafío. Desde hoy (o mañana) destine 15 minutos del día en el horario que más le acomode y realice 3 saludos al sol y una relajación al final, solo eso, por una semana. Siete días de corrido (sin hacer trampa) de compromiso con usted mismo/a. Le aseguró que después de eso, se acordará de mí y probablemente va querer seguir la práctica. Hagalo por su bienestar!

Si se anima, escribame luna.aureaaa@gmail.com y le envio un par de videos para que comiencé con la práctica, y me va contando que tal.

El autismo como maestro.

Hoy una persona a la que que conocí no hace mucho, pero a quien le he tomado mucho cariño en una conversación cotidiana hizo un comentario acerca del autismo, colega y desde una visión tradicional, mencionó algo así de que era: una patología, un trastorno, una enfermedad.

Como hace 5 años más o menos, cuando recién empezaba a estudiar psicología a mi hermanito le diagnosticaron un autismo profundo, y con ello, una serie de estigmas y limitaciones llegaron a él y mi familia. Mucha pena y dolor  se instalo en nuestra familia, al tomar en consideración esas limitaciones que el resto le atribuía a él, porque la verdad es que para nosotros el siempre fue normal, nunca lo vimos distinto hasta que los “expertos” llegaron con la etiqueta.

Que no iba a leer.
Que nunca iba hablar.
Que no entendía nada (según el resto)
Que no será nadie en la vida (acaso no es alguien simplemente por el hecho de respirar?)
Que no podría ir a un colegio “normal”

Y que decir de las miradas del resto, cuando hablaba en su idioma extraño (y tan particular) o con los gritos porque se descompensaba por alguna situación fuera de su esquema… tener que soportar que lo miraran como enfermo.

Recuerdo que en un cumpleaños, cuando tenía creo que 4 años, aun no comprendía el ritual de apagar una vela y abrir los regalos, intentando siempre de insertarlo socialmente, le cantamos el cumpleaños feliz como siempre, y a diferencia de la mayoría de los niños no se avalanzo en la desesperación e interés por el regalo, a diferencia de eso, se quedo pegado jugando con un pedazo de papel de diferentes colores, alucinado por lo bello que era. En esa ocasión pensé, que fortuna poder maravillarse con detalles tan simples como el lo hacía, no sentir la presión social de un cumpleaños o el interés por lo material. ¿ y se supone que el es el enfermo? ¡Que fortuna! vivir sin adaptarse a un mundo tan enfermo como este.

Desde ese día decidí dejar de ver a mi hermano como un enfermo,
deje de escuchar lo que el resto decía,
deje de creer lo que al cruel sistema socio económico en el que estamos lle conviene para seguir funcionando,
deje de sentir que no tendría oportunidades,
deje lamentarme por la “condición”,
deje de creer en los diagnósticos, etiquetas, medicamentos y esa patologizante forma de ver la vida,
deje de ser una psicóloga tradicional,
deje de creer en todo lo que me decían.

Mi hermanito, no es un enfermo, al contrario es un ser maravilloso que me ha enseñado las cosas hermosas de esta vida, él es distinto al resto. Es distinto como tú y yo, lo único que cambia con él eso si, es que no le interesa encajar, él es auténtico, no hará nada por agradarte, no le interesa seguir una moda, ni dejar de hacer algo porque a ti no te parezca, el simplemente ES.

Con él aprendí:1005260_10201453227830574_1897361746_n
Que las diferencias es lo que nos hace auténticos, y que todos somos diferentes
Que el amor traspasa el lenguaje, y podemos expresarlo de tantas maneras
Que podemos crear un lenguaje nuevo, más allá del que todos usan
Que ser diferente, no es malo, al contrario..
Que es necesario cambiar tantas creencias de esta realidad en la que estamos…

Cuando el sistema en el que estás inserta afecta directamente a una de las personas que más amas en la vida, despertar es la única opción que te queda.
Cuando despiertas, ya no puedes cerrar los ojos.
Cuando despiertas, te cuestionas cada creencia.

En mi vida, el autismo ha sido unos de mis más grandes maestros, ha sido la razón por la cual mi mente empezó a soltar sus límites, y por ello estaré siempre agradecida.

La magia de los Círculos de Mujeres.

Hace unos días me invitaron a conversar de qué se trataban los Círculos de mujeres espirituales a un programa de radio, tras la curiosidad de conocer de qué se tratan. Hoy decidí dedicar esta entrada a compartir un poco la experiencia de participar en ellos, de comprender la lógica que tienen, el objetivo que persiguen para aquellas mujeres que talvez, tienen las mismas dudas.

Ya va más de un año desde el primer círculo de mujeres en el que participé. Recuerdo que antes de eso, estuve varios meses viendo convocatorias por facebook a diferentes círculos que iban naciendo en la región, pero siempre encontraba una excusa para terminar por no ir: que era muy lejos, que no tenía plata, ¿que harán?, ¿y si no me gustan? Las pocas fotos que vi, o las descripciones de sus eventos eran muy de “brujas”… ¿y si hacen algo “malo”, bizarro o que se yo?. Bueno mi mente de Psicóloga recién titulada y formada en corrientes tradicionales, se cuestionaba más de una cosa. Pero en el fondo eso de “bruja” me llamaba profundamente la atención.

El año pasado me anime a participar de uno que se organizaba en Valparaíso, trate de buscar alguna amiga que me acompañara pero ninguna se animó, así que me terminé obligando a ir sola, para salir de la curiosidad. Y la verdad es que no me arrepentí, me encontré con un espacio de encuentro para mujeres que en el día a día poco se da. Hemos heredado una forma de relacionarnos desde la violencia y la competencia: desde quién es más atractiva, más inteligente, mejor dueña de casa (ay!), y tantos otros estereotipos vinculados a nuestro género.

Un círculo de mujeres, para mi, es un espacio donde mujeres sin importar la edad, apariencia, creencias o de donde vengan, se reúnen a compartir dejando a un lado las diferencias. Sea el primero o el décimo círculo al que asistas, lo estés guiando o vayas a curiosear por primera vez, eres una igual antes todas las participantes. Y eso es lo bonito – mágico del círculo, donde sea que te ubiques, la distancia de tu puesto al centro siempre es la misma.

¿Qué cosas podríamos encontrarnos? (lo digo, por si se animan a participar de alguno)

  • Un altar: ya que se rescata desde nuestros ancestros el tono ceremonial y de ritual, se encontrarán con un “pañito” con diferentes objetos en él: algo que represente el aire (incienso), el fuego (las velas), el agua y la tierra (cuarzos y flores). También encontrarán objetos de poder (un tarot, anillos, piedras, etc) y comida. Si! es un momento para compartir así que no puede faltar algo sanito para compartir al final del encuentro. Será el espacio sagrado, para agradecer y recibir a todos esos seres en los que puedas creer y que no puedas ver.
  • El bastón de la palabra: Un bastón propiamente tal, una escobita, la baqueta de un tambor… en realidad puede ser cualquier objeto que irá rotando en el círculo para quien desee hablar compartir con el grupo, tomado de nuestros ancestros, es una bonita forma de respetarse cuando nos comunicamos.
  • Cantos e instrumentos musicales: La música no puede faltar, así que vaya preparando la voz y todo el ritmo de su ser, ya que se encontrará con canciones que probablemente nunca había escuchado pero que de manera extraña le parecerán familiares: cantos medicina, icaros y mantras
  • Emociones: Vaya dispuesta a conectarse consigo misma y con el resto, porque aunque vaya modo roca, las canciones, la sinceridad de las presentes, los temas que se conversen la harán remover más de alguna cosa…

En mi caso, llegue a los Círculos de Mujeres cuando nació esa intención profunda de querer sanar heridas del pasado que aún arrastraba, algo sin mucho sentido me impulsó a llegar a los círculos, y descubrí en ellos a muchas mujeres con diversas historias que estaban, de alguna u otra forma, en el mismo camino.

A mi parecer, los círculos cobijan una intención colectiva que se está gestando de querer cambiar la manera en que nos estamos relacionando con nosotras mismas, con quienes nos rodean y con nuestro planeta. Intuitivamente, las mujeres nos hemos cansado de la competencia, de vivir desconectadas de nosotras mismas, de ignorar esa parte de nosotras un poco (o muy) de brujas que tenemos. Se hace inminente un cambio paradigmático donde la colaboración sea la manera central de relacionarnos, y el círculo viene a simbolizar esto.

Para quienes quieran seguir conociendo el tema les recomiendo el libro de la doctora en medicina y analista jungiana Jean Shinoda Bolen, “El Millonésimo Círculo” donde plantea: “El millonesimo circulo – extrapolado del mito de “el centésimo mono” – se basa en una hipótesis sencilla y cuyo mecanismo es posible aprehender de forma intuitiva e inmediata: cuando un número crítico de personas cambia su modo de pensar y de comportarse, la cultura lo hace también y comienza una nueva era”. Es un libro donde se explica más a fondo cómo formar tu propio círculo bajo la premisa de que en la medida de que en diferentes lugares del planeta más mujeres se vayan sumando, podremos llegar al tan necesario cambio de paradigma que requiere nuestra realidad.

Por mi parte evalúo, el comenzar un círculo y aportar en esto, devolver de alguna forma ese apoyo que a mi me brindaron al inicio de mi camino, quizás sin saberlo. Mis agradecimientos por su acogida a las bellas Maureen y Nagar.

Si alguien quisiera el libro y/o más información, no dude en escribir a luna.aureaaa@gmail.com.

Sobre mí

Mujer: con el Sol y la Luna en Acuario. Psicóloga.

Con la convicción de que dentro de cada ser hay un poder infinito por descubrir, que le permite a cada quien crear la realidad que sueña.

Inicio este blog con la intención de compartir lo que he aprendido en este viaje hacia el interior, que emprendí hace más de un año, y que hoy me tiene disfrutando de mis días en plenitud y felicidad. Sentirse así es solo una decisión y el inicio de un camino de autoconocimiento que durá toda la existencia.

Compartiré mi camino hacia la expansión de la conciencia, en la reconexión con mis emociones y mi esencia en autenticidad, esperando que a más de alguien pueda ayudar y/o acompañar a encontrar su propio camino.

Actualmente me desempeño realizando Psicoterapia integral acompañando a mujeres, hombres y adolescentes en el proceso de autoconocimiento, sanación y co -creación de la vida que desean. También realizo Lectura de aura y Tarot terapeútico.

La vibración y el sonido, son otra temática que me ha cautivado por lo que me dedico a la Sonoterapia, realizando sesiones individuales y grupales.