La mente: ¿Enemiga o amiga?

Empecé un nuevo curso, ya llevo dos encuentros pero ha sido tan removedor. Me ha aclarado en muchas cosas. En una de las clases que ya he tenido, Juan Pablo nuestro profe, me dijo algo que recuerdo constantemente. Le pregunte:

  • Juan Pablo, ¿Qué puedo hacer para conectar mejor con las emociones? Es tan difícil en esta sociedad tan mental que hemos creado, es complicado.
  • Sonrió y me respondió: “Lo primero que tienes que hacer, es cambiar el sistema de creencias que te hace creer que es difícil”

En ese momento mi cabeza hizo BOOM! Y luego escuche un susurro que decía: la matrix está fallando… jajajajajajajaja

¿Cuantas cosas de las que creemos nos limitan? Me lo paso preguntando.

Desde esos cuestionamientos me gustaría plantear lo siguiente: siempre escucho y me encuentro a gente que reclama, maldice, y culpa tanto a su mente (yo también lo hice muchas veces). Pero desde hace un tiempo han estado dando vueltas en mi cabeza algunas ideas respecto a cómo funciona esta, y si deberíamos enrabiarnos tanto sobre lo que nos muestra.

Desde una visión más tradicional generalmente se dice lo siguiente:

  • “La loca de la casa” por qué típico que es esa parte de nosotros que no se puede controlar.
  • “Que hay tantos pensamientos que giran y giran dentro de mi cabeza” (el pensamiento circular le llamaran algunos)
  • “Mi mente que a veces me lleva por malos viajes” Cuando empezamos en un pensamiento… y terminamos lejos, en un lugar bien oscuro.
  • O la “manía” por excelencia del control.

 

LA-MENTE-¿-AMIGA-O-ENEMIGA-

De hecho, la meditación de algún modo surge y se potencia este último tiempo, desde una visión comercial como la solución a todo lo anterior, como una herramienta para calmar la mente, para que los pensamientos se serenen, para disciplinarla…

He pensado, que nos falta tal vez comprender desde una perspectiva distinta estas razones un tanto “negativas” o limitadores que hemos querido atribuirle a la mente. Me gustaría plantearlo como algo distinto, como un mecanismo que nuestro ser (alma, esa parte profunda) utiliza para crear y recrear en la vida. Imagino nuestra mente como un proyector de lo que hay internamente, así como un proyector que amplifica lo que tenemos en un computador, nuestra mente proyecta lo que tenemos dentro: emociones, ideas, creencias, conflictos, en nuestra realidad.  Imagino la mente también como un Tablet (incluso con ventanitas emergentes y esas cosas [cuanto pensamiento intrusivo no aparece?]) donde se va mostrando de diferentes maneras los contenidos internos que tenemos. Y dependiendo de nuestro grado de conciencia, es que más claramente aparece eso en la pantalla.

Esta idea me he propuesto analizarla desde dos focos, interno y externo:

  • Interno:

Si aparece “tal pensamiento” en mi mente…  ¿Para qué me está mostrando eso mi alma?

Por ejemplo los pensamientos circulares que desde ciertas perspectivas se plantean como algo que hay que parar, o que son síntoma incluso de algo patológico. Y si en realidad, ¿esta reiteración en el pensamiento, no es más, que la insistencia de nuestra alma a que veamos algo que nos negamos a ver? Que entendamos eso desde una perspectiva distinta.

Este último tiempo le he puesto atención a mis pensamientos, esos que a veces aparecen de manera intrusiva, ya no los corro hacia un lado, si no que los pongo enfrente y me pregunto que vienen a mostrarme. Sean relacionados con traumas antiguos o cosas que podrían categorizarse de banales, todos vienen a mostrarme algo.

Ponerle atención a nuestro pensamientos, desde una observación neutral  sin juicios de que pueda ser un pensamiento positivo o negativo, si no como un mensaje de nuestro yo interno, es tremenda herramienta de autoconocimiento, y sobre todo, de guía en el camino a construir una vida más llena de alegría y energía.

mente_2

  • Externo:

En cuanto a lo externo, creo que es fundamental mirar hacia dentro, pero después de hacer eso, es importante mirar hacia afuera también. Teniendo claro lo que hay dentro de nosotros, podemos conectarlo con la realidad que tenemos afuera, lo que estamos proyectando.

Cualquier situación que está afuera, es reflejo de algo interno [Como es adentro es afuera, ley de hermenéutica*] si ve algún conflicto con alguien, ya sea que vea o sea participe de una pelea, esa situación es reflejo de una lucha interna.

Mirar afuera nos ayuda a darnos cuenta de lo que hay adentro, y es increíble cuando cambiamos lo que está adentro, como el reflejo empieza a modificarse. Al principio esta idea puede parecer muy loca, pero la verdad es que, alma lectora, la invito hacer la prueba, elija alguna situación que ocurra afuera (puede ser algo complicado como una crisis o conflicto, o también puede ser algo más simple) y revíselo, seguro que le entrega alguna información relevante. [Esto me recuerda que ando viendo gente en patines por todos lados, cada vez que los veo, sonrio, me recuerda las ganas que tengo de subirme a los míos, y que por ajetreo y dispersión nunca lo hago, al menos para mí, mi alma me atrae esa situación para que al final genere el cambio, una y otra vez…]

Se me viene una situación, que sirve para ejemplificar esto, de lo interno y lo externo:

Estas últimas semanas vengo analizando conmigo y el mundo, esta idea que tenemos de tener que responderle tanto al resto con compromisos y responsabilidades, por sobre todas las cosas, incluso por sobre uno mismo. Me he encontrado reiteradas veces con mi agenda repleta de cosas que realmente en este tiempo (terrícola, como me gusta decirle jaja) no se alcanza hacer. Y bueno, pensando en ese problema de decir “NO” no quiero, no tengo tiempo, no puedo… El otro día iba camino al GYM pensando en esto, y hablando con una amiga, coordinando para juntarnos. La idea era juntarse almorzar, después del gym me juntaría con ella, y después toda la tarde tenía pacientes y lecturas. Justo a ella le salió una reunión no prevista y se complicó aún más todo, quedo en confirmarme en una media hora, en eso me puse a pensar: “ Cual es el gusto de creer que puedo hacerlo todo? Ya, si tampoco es tan urgente juntarnos. Me carga andar corriendo.  Igual lo podemos dejar para otro día.. Johana: aprende a decir no.”

En eso me habla ella, diciendo exactamente lo que estaba pensando (explote en risa, ahí en la elíptica jaja) “Amiga, no puedo juntarme contigo. Me carga andar corriendo, dejémoslo para otro día”. Le dije que pensaba lo mismo y bueh, nos juntamos otro día sin problemas. Me dio mucha risa como se reflejó lo que pensaba y sentía. En eso, me fui a los camarines, y una señora un tantito histriónica, empezó a hablar muy fuerte y a emitir un monologo muy similar a nuestra conversación: “Tengo que ir a dejarles el almuerzo, e ir a buscar a los niños, tengo que ir a comprar unas cosas, también trabajar y venir al gym. Porque tengo que hacerlo todo? Soy una súper mujer?.. “  El monólogo fue mi mente con amplificador jajaja.

Póngale atención a su día a día, más conciencia, mire adentro – afuera y compare, probablemente se empiece a encontrar con estas situaciones más seguido de lo que se puede imaginar…

 

Creo que darle un vuelco a la visión tan negativa que tenemos de nuestra mente, es un gran paso para empezar a conocernos realmente, a aceptarnos desde la profundidad de lo que somos. Cuestiónese eso que nos han dicho de lo que somos, sobre todo, cuando eso esta tan cargado de juicios, de que es bueno o malo. Es sorprendente como aumenta el amor por uno mismo, cuando empezamos a cuestionarnos todo aquello, y empezamos aceptarnos más allá de esas evaluaciones que el sistema nos ha planteado, que debemos hacer con nosotros mismos.

Ladrona4

 

 

Si quiere saber más sobre leyes hermenéuticas, le recomiendo leer “El Kybalion”: http://www.deeptrancenow.com/elkybalion.pdf

Transgénero: transformando etiquetas, co-creando realidades.

A veces siento que soy más Lectora de aura, que Psicóloga ( y más mujer, que todo lo anterior). Creo que los roles que hemos asumido consciente o inconscientemente desenvolver hablan de diferentes aspectos de como decidimos mirar el mundo. Así que creo que desde la lectura de aura, mi esencia logra manifestarse, intervenir, co –crear en la realidad desde un ámbito más puro.  La lectura de aura me ha permitido utilizar la empatía que en algún momento de mi vida creí que era en exceso, de una buena manera para ayudar y ayudar – me. Está me permite conectar con el otro profundamente y desde ahí reflejarle, para que sea vea y así se pueda conocer y entender de mejor manera. De algún modo, me sumerjo en los pensamientos, emociones, sensaciones del otro, en su mundo interno. Estoy tan agradecida de la confianza que tienen, y de esa oportunidad que me brindan la vida, y las almas que llegan a leerse, me ha permitido expandir tanto mi forma de ver el mundo, el poder entrar a tanto mundo interno.

energia_femenina_masculina

Hay ciertas lecturas que se me quedan grabadas de una manera particular, me he dado cuenta que las que más se quedan, son las que vienen a mostrarme profundos aspectos de mi misma en ese reflejo, y por sobre todo, un entendimiento más amplio de la existencia.

El otro día le leí el aura a una bella alma, una mujer que venía de otro país y que cuando agendo la hora me contaba que sentía que la lectura era lo que necesitaba. Recuerdo que al abrir la puerta la vi, muy linda pero distinta, lo primero que pensé, es que no parecía de este lugar (y con eso no digo que no fuese de Chile, si no, que de un lugar mucho más lejano…) y tampoco parecía mujer, ni hombre, tenía una belleza andrógina, algo distinto que creo que no se puede explicar en las palabras.

Recuerdo que la hice pasar, y me incomode por no saber cómo tratarla, si de hombre o mujer, ahí entro en caos mi lenguaje jajaja y mientras nos instalábamos para la lectura me daba cuenta de lo limitador que puede ser nuestra forma de relacionarnos y como esta forma tan limitada, esta tan claramente reflejada en el lenguaje que hemos creado. Pensé cuando por fin entramos en la lectura, que ahí mi incomodidad se iría pues su alma me mostraría realmente como tratarla, pero fue todo lo contrario, su alma a cada momento deambulaba entre los dos géneros de manera muy marcada (cosa extraña pues la mayoría de las veces, el género no es un tema para el alma) me mostraba cosas como mujer, me decía cosas como hombre, pero las dos energías, femenina y masculina estaban presentes en un equilibrio que rara vez había visto. Lo que salió en esencia en la lectura, fue el conflicto interno que ella tenía respecto al género con el que deseaba identificarse. Su alma me mostro que había llegado a encarnarse esta vez, con la misión de poder vivenciar la capacidad que tenemos como seres humanos  de ser lo que queramos,  y que ese poder, incluso influenciaba en la materia, permitiéndonos así modificar nuestro cuerpo como quisiéramos en coherencia con lo que nuestra esencia, nuestra alma quiera.

A veces, en las lecturas, hay mensajes que salen para mí, y ahí me llego uno, que me permitió comprender de una manera más profunda  el poder creador que tenemos. Me mostró que aparte de poder modificar nuestro cuerpo, cambiar de género, también podíamos crear nuevos géneros, o incluso eliminar nuestra concepción tan limitante de esto, parándonos desde la base de que somos seres humanos con esa libertad infinita de ser lo que queramos.

masculino

Siempre me cuestioné como podían sufrir las personas transgénero en este mundo, nunca había tenido la oportunidad de compartir en mi día a día, o de generar un vínculo… pero como el universo es sabio, y siempre escucha, tuve la fortuna de poder vivenciar una lectura de aura a un alma que nació en cuerpo de hombre con infinitas ganas de ser mujer: desde la apariencia, desde el sentir, desde el movimiento, desde el lenguaje, desde cada recóndito rincón. Si, por eso finalmente, durante todo este escrito la trate de mujer, porque finalmente, es eso lo que anhela ser, es eso lo que su alma decidió compartir en esta realidad, y como honro ese coraje, de atravesar contra todo estigma social, la manifestación de la esencia, de lo más profundo. Hay que tener más que cojones, y para mí, desde antes y aun mucho más después de esta lectura, la almas que deciden encarnar con esta misión guardan mi admiración, y atención para aprender de sus experiencias.

Creo que esta lectura me vino a dar tremenda bofetada,  al momento de escribir esto,  y después de preguntarle a ella si podía publicarlo, lo vine a entender. Sincrónicamente estas dos semanas han sido días de reconocer sombras, aspectos de mí que nunca he querido ver y mucho menos mostrar al resto… y ahora entiendo que ella vino a mostrarme, lo necesario que es sacar todo aquello a la luz, atrevernos a salir, a mostrarnos y que nadie nos limite la grandeza que tenemos dentro. Un espejo de coraje, de fuerza, de convicción.

Sin duda, el lenguaje que tenemos nos queda corto para el tipo de experiencias que se están generando gracias a la expansión de la conciencia. Necesitamos comenzar a crear un lenguaje más respetuoso y amoroso, más amplio y libre que deje de encarcelarnos en etiquetas, que pueda realmente reflejar la magnitud de lo que somos, del potencial que hay dentro del ser humano.