Maestros ascendidos y los 7 rayos.

En la cultura dominante en la que hemos crecido, donde la creencia de que solo lo que podemos ver existe, es complejo comprender cuando escuchamos hablar de los seres de luz, de ángeles y arcángeles, de guías o maestros espirituales.

Desde pequeña, a pesar de la cultura dominante una parte de mi creyó en ellos, aunque todo mi entorno e incluso una parte de mi mente, me decía que era imposible que existieran. Hace unas semanas, me inicie como Canalizadora de la Gran Fraternidad Blanca y eso que parecía una fantasía tomo fuerte sentido desde el corazón y aquello que comprendí, me gustaría humildemente compartirlo con ustedes.

imagenesconloscoloresdelarcoiris2

¿Qué es la Gran Fraternidad Blanca?

Es una gran jerarquía de seres de alta vibración, tan alta que nuestra visión actual no lográ verlos, pero si percibirlos desde otros sentidos cuando nos aperturamos a ello. Para que nuestra mente pueda comprenderlo en esta dimensión, llevan el nombre de ángeles,  arcángeles y maestros ascendidos. Y también se les ha dado una forma corpórea, aquella que vemos en imágenes a veces impresas o por internet.

Estos seres son de tan alta vibración, que ya no necesitan estar de paso por la tierra a través de un cuerpo. Han llegado a tal punto de sabiduría y amor, que desde otras dimensiones han decidido colaborarnos en nuestro camino de evolución.

Para poder intervenir en este plano, ellos necesitan de canales, es decir, seres humanos que están dispuestos a recibir su sabiduría, sanación y amor, y que desde ese recibir puedan compartir con quienes les rodean.

¿Qué son los 7 rayos de la Gran Fraternidad Blanca?

El universo en el que existimos está compuesto de energía de diferentes vibraciones que están en constante movimiento. En la tercera dimensión donde nos encontramos, para poder comprender el flujo de esa energía (o incluso su estancamiento) les hemos ido poniendo diferentes nombres, etiquetas o clasificaciones. La Gran Fraternidad blanca a través de los 7 rayos nos irradia de una manera más comprensible para nuestra mente, su sabiduría y amor.  En cada rayo encontramos Maestros ascendidos que lo dirigen, y se encarga de desarrollar acá en la tierra, diferentes virtudes y aspectos.

  • Rayo Azul: Maestro El Morya, desarrolla el poder, la iniciativa, la fuerza y la protección. Nos ayuda cuando necesitamos tomar decisiones, conectar con la voluntad y el equilibrio.
  • Rayo Dorado: Maestro Confucio, desarrolla la sabiduría, la fuerza mental y la intuición. Nos ayuda para desarrollar procesos de estudio, sabiduría y aprendizaje.
  • Rayo Rosa: Maestro Lady Rowena, desarrolla amor divino, belleza, opulencia, cohesión.
  • Rayo Blanco: Maestro Serapis Bey, desarrolla las artes y la pureza. Nos ayuda cuando necesitamos conectar con lo que alma anhela y la expresión de esto.
  • Rayo Verde: Maestro Hilarión, desarrolla la ciencia y la música. Nos ayuda en procesos de sanación, sobre todo a nivel físico.
  • Rayo Oro rubí: Maestra Nada, desarrolla el culto devocional, la serenidad y la paciencia. Nos ayuda cuando necesitamos conectarnos con el rezo, la gratitud y el flujo de la abundancia.
  • Rayo Violeta: Maestro Saint Germain, desarrolla la cultura, el refinamiento, la diplomacia y la prudencia. Nos ayuda en la transmutación y liberación de cargas karmaticas.

¿Cómo conocer el Maestro ascendido o guía espiritual con el que trabajo?

Cada persona es guiada vibracionalmente por algún Guía y Maestro ascendido, y en ocasiones puede ser más de uno. Como explicaba al comienzo, ellos son vibraciones de alta frecuencia y se comunican con nosotros a través de colores, símbolos, ideas, pensamientos y sensaciones que entran a nuestro campo cuando se lo permitimos, cuando estamos abiertos a recibir sabiduría de estos.

Es importante, cuando queremos contactar con frecuencias de alta vibración, el dedicarnos a la meditación de manera disciplinada y constante. La meditación es la gran herramienta, el gran espacio que nos permite elevar nuestra vibración y poder contactar con estos seres. También este espacio de contactarnos con el mundo interno cuando cerramos nuestros ojos es el que nos va permitir ir diferenciando cuando es una idea, contenido, mensaje que viene desde otros planos.

Con la meditación podemos ir tomando más consciencia de aquellos mensajes de nuestros guías y maestros espirituales nos entregan.

El proceso de autoconocimiento también nos lleva a tomar más consciencia de su presencia en nuestras vidas, cuando empezamos a conectarnos con nuestra misión, con lo que nos mueve realmente, podemos empezar a intuir cual es el rayo que predomina en nuestra vida, que color, y con esto, comenzar a identificar que Maestro nos acompaña.

Abrirnos a recibir…

Cuando nos abrimos a la recepción de frecuencias elevadas de vibración, permitimos que intervengan Arcángeles y Maestros, nuestra vida se llena de magia y comienzan a fluir nuestros días de una manera distinta.

Que importante es comprender que este universo es infinito, y está lleno de muchos aspectos por descubrir. Abrámonos a recibir su amplitud, a descubrir todo lo que tiene en su creación.