Guardían o Invasor : De que lado estas tú?

Ayer de un acto súper simple, salió una reflexión bien interesante que me gustaría compartir.

Estaba en Facebook revisando el inicio de mi cuenta personal, cuando di con una foto del atropello que ocurrió en la marcha estudiantil del jueves, donde se observa un carro de carabineros pasando por encima de un chico, que hoy esta grave en el hospital. La foto iba con comentarios que no resuenan conmigo, comentarios que abalaban y justificaban el acto violento, y me dije ¿de verdad quiero leer esto? Claro que no. Me dio rabia por un momento, pero también pensé, que al final, cada quien es libre de pensar como quiera, de expresarse según su consciencia. El tema es si yo quiero nutrir mi campo, con ese tipo de información, con esos comentarios y forma de ver ese hecho del jueves ¿Quiero eso? No. Y  bueno, la persona en sí, no la conocía, o no la recuerdo jajaja el tema es que ya varios comentarios le había leído con los que no resonaba, pensé en ponerle la opción “dejar de seguir” de Facebook para simplemente no ver más sus comentarios en mi inicio, pero como no lo conocía, al final simplemente lo elimine.

Y pensé, que fácil fue sacarlo de mi campo en una red social. ¿Y si aplicáramos algo así a la vida?

Cuando hablo de nutrir mi campo, me refiero a que nuestro campo energético está en una constante retroalimentación de información que viene a través de lo que entra por nuestros sentidos, no solo nos nutrimos de los alimentos, sino también de los que vemos (o leemos), de los que escuchamos, de los percibe nuestro olfato y piel. Todo eso nutre mi campo, y desde ahí te pregunto ¿Cómo te estas nutriendo?

A propósito de todo esto, hay algo que ha dado vueltas estos días en mi cabeza muy relacionado respecto a la energía masculina que nos puede ayudar en la comprensión de todo esto.

En estos momentos, estamos en un proceso de integrar la energía masculina de una manera en que pueda expresarse desde su esencia sagrada.

El sagrado masculino es el Guardián, es el que protege, el que da dirección, el que entrega, es la energía que en forma de flecha nos permite darle dirección a lo que se materializa en la tierra. Es la energía del Sol, energía que impulsa, que es acción y luz.

Cuando tenemos esta energía bien integrada (seamos hombres, mujeres o en el  género que queramos – o no queramos –  reconocernos) lo que hacemos es ser guardianes de nuestra energía, de nuestra alma, de nuestra esencia.

Un guardián pone un límite, lo expresa y de manera firme lo respalda (la firmeza no es violencia.)

Cuando la energía está mal integrada, descuidamos nuestro propio espacio y permitimos que cualquiera entre, no ponemos límites y nuestro enfoque al no saber hasta dónde queremos que otros lleguen y no estar en los nuestro, guardando nuestro espacio, es ir a invadir a otros. Cuando esta energía está mal integrada, ingresamos a los espacios personales o sagrados de otros sin previo aviso, sin consultar, a veces con manipulación o simplemente por creernos con el poder.

La violencia, es esta energía del Guardián situada en el polo opuesto, del lado del Invasor, quien arrasa con o sin consciencia por el espacio de otros.

Resguardar nuestro espacio, poner ojo con que nos nutrimos es un pequeño paso y hábito que puede colaborar para comenzar a integrar de una manera más profunda la energía masculina, y que de este modo, los patrones de violencia que tenemos en nuestras relaciones pueden ir disminuyendo cada vez más.

Ser Guardianes de nuestra esencia, es aprender a decir “NO”. ¿Te cuesta decir no?

Es aprender a resguardar el tiempo que necesito para estar conmigo,

Es resguardar, si quiero exponerme a quejas, gritos y manipulaciones,

Es resguardar, hasta donde otros pueden opinar/intervenir en mis decisiones,

A veces tiene que ver con callar, otras con decir fuerte y firme lo que siento y pienso.

 

Activar al Guardián dentro de mí, tiene que ver con entender que no necesito de alguien que me proteja afuera, pues puedo de manera autónoma poner los límites para alejar a los invasores. Y es por sobre todo, poner a disposición de la vida que quiero, mi poder creador entendiendo que no soy víctima de las circunstancias, sino que puedo y tengo todas las habilidades para construir una vida desde el acto tan pequeño (pero tan simbólico) de decidir conscientemente que quiero leer y escuchar a diario, hasta el punto de decirle abiertamente a alguien que pare cuando realiza algo que me violenta.

IMG_20180214_202439_439

Cuando viaje sola por Marruecos, (si, esta es una reflexión post viaje) en una cultura donde lo masculino mundialmente se observa en ese territorio (y desde esas creencias full se alimenta esa realidad) como violento hacia lo femenino, se activó mi guardián y entendí todo esto tan profundamente.

Estuve 10 días viajando por esta cultura, a ratos sola a ratos acompañada. Pero más allá de lo que paso afuera, fue muy potente lo que paso dentro de mí. Vi como había construido dentro de mí a través de la idea de víctima, una débil forma de relacionarme, anulando la capacidad de decir no, de poner límites, de protegerme. Mientras escribo recuerdo aquellos episodios caminando sola donde me sentía vulnerable y con todo esos discursos del resto “no andes sola por Marruecos, algo te va a pasar”. No me fui de ahí, hasta que esos pensamientos se fueron, hasta que el miedo a caminar sola desaparecieran. Y desaparecieron cuando entendí que efectivamente la única que podía protegerme ahí, y en cualquier lugar del mundo, incluso en mis propias tierras, era yo misma. Nadie más. Cuando lo entiendes dentro, se activa el Guardían, se integra la energía y las cosas cambian.

Nuestro campo, la información que está ahí, se proyecta en la realidad que vamos creando. Si activo mí al guardián dentro de mí, empiezo a co crear una realidad en mi entorno distinta, comienzo atraer personas que están vibrando esa misma energía que guarda y no invade.

IMG_20180218_080020_342

Desde ahí mi paso por Marruecos cambio tanto, desde mi agradecimiento profundo por lo que me enseño, hasta las personas, sobre todo los hombres que comenzaron a cruzarse por mi camino.

Haga el análisis con su realidad:

  • ¿De qué manera resguarda su energía, su espacio?
  • ¿Es capaz de decir No?
  • Por no estar guardando su espacio, ¿invade el de otros?

Guardar nuestra energía, decir no, también tiene que ver con entender que el equilibrio en el universo no es solo entrega a los otros, si no, que también entrega a nosotros mismos. Para poder entregar a otros debemos primero entregarnos a nosotros mismos. Cuando entregamos a otros desde el vacío interno, solo estamos entregando bajo la expectativa de como el otro me va llenar, y lo manipulo para que llene, lo uso, traspaso su espacio sagrado para llenar en mí, lo que solo puedo llenar yo mismo, yo misma.

Guardar nuestra energía tiene que ver también, con tomar decisiones de alejarnos de personas que drenan nuestra energía, que ya no vibran en la sintonía de lo que queremos y somos en esa constante transformación que vivimos. Sanar nuestro masculino y activar al Guardián es una de esas labores conscientes que nos permiten crear una realidad de bienestar y disfrute, donde dejemos los discursos de víctimas y drama. Y es algo que se puede hacer pasito a pasito, e ir construyendo desde el dejar  de “Seguir” a alguien en Facebook, decirle lo que me molesto a ese ser querido, expresar lo que pienso sin querer que el  otro piense igual (invadiendo su libertad de pensar como quiera).

Póngale atención  esos pequeños pasos, pequeños ladrillos de la realidad, en que resguarda su espacio o invade a otros, que la consciencia en esos pequeños pasos, son los cimientos para las transformaciones a las que vamos apuntando.

¡Que el Guardián se active en ti!sagrado masculino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s